NOGAL (JUGLANS REGIA)

Este árbol, originario de Asia Central, que actualmente se encuentra naturalizado en muchas partes de Europa y entre ellas España, puede llegar a alcanzar hasta los 30 m de altura. Su copa suele ser redondeada o muy amplia. La corteza es de color gris pálido y con el tiempo aparecen unos surcos profundos.
El nogal es un árbol caducifolio de crecimiento lento, tronco recto y grueso, las ramas son gruesas, ascendentes y fuertes. Las hojas, son anchas, de aspecto ovalado y coriáceas. Al abrirse por primera vez tienen un color pardo anaranjado, que se vuelve verde apagado por el haz y más pálido por el envés.
Las flores masculinas son amentos de color púrpura grisáceo que miden entre 5 y 10 cm de longitud y están situados en las axilas foliares.
Las flores femeninas son amarilloverdosas, situadas en el extremo de los brotes, que se desarrollan y forman unos frutos globulares, cuya capa externa se descompone para mostrar la cáscara de la nuez.
Para cultivar el nogal se necesitan suelos sueltos, profundos y muy fértiles. Y aunque se adapta bien a los diferentes suelos, destaca su desarrollo en suelos calizos. Necesita una alta humedad ambiental y en el suelo. Resiste bien las oscilaciones térmicas anuales.
Se cultiva en toda la Península. En el norte, en altitudes más bajas, entre 200 y 1000 m con orientación a las solanas; y en el sur, en las zonas más montañosas, llegando hasta los 1500 m de altitud.
Como creo que las nueces nos gustan a casi todo el mundo, me dedicaré a comentaros los usos terapéuticos del nogal, aparte de ser un antiinflamatorio natural conocido ya por griegos y romanos. Las hojas y el pericarpio que recubre la nuez tiene propiedades astringentes. Las hojas frescas se utilizan para tratar problemas de la piel como ezcemas, irritaciones y acné. También se usa para aliviar las irritaciones de garganta.
Alrededor de la casa-molino tenemos algunos ejemplares bastante grandes y con gran porte de éste magnífico árbol, dos de los cuales dan sombra a parte del edificio en las horas más calurosas del día, con lo cual podréis vosotros mismos sentir el frescor de su sombreado si os decidís a venir para hacer un poco de turismo rural y así escapar del calor del asfalto. Y así me despido hasta la próxima. Chao.

Anuncios